“En ocasiones veo datos…están por todas partes”

Post invitado: Nadia Fankhauser, alumna de la segunda promoción del máster de analítica web

El primer día ya se meten con la intimidad de uno, y así nomás, tienes que contar qué tan virgen eres delante de todo un grupo de extraños. La pregunta se refiere a si tienes experiencia en esta disciplina y has utilizado alguna herramienta. La mayoría era virgen, también había quien se tocaba… Y confesé: soy extra-virgen.

Antes de dar el “SÍ”, visité millones de veces la web de KSchool y cualquier referencia del máster y su plantel que pudiera conseguir por allí. La inversión era importante y me lo tenía que pensar bien. Soy diseñadora gráfica, no tenía nociones de SEO ni de Marketing…, y paso a contarte mi experiencia.

Participar de las clases ha sido satisfactorio en sí mismo. Hay gente tan enamorada de su profesión que transmite su experiencia y conocimientos de forma tan estimulante que provoca constantemente a formar parte de esta movida y alcanzar nuevas y mayores metas.

También hubo muchas veces que sentí hasta náuseas por verme tan lejos de tamañas destrezas, aunque siempre percibí una gran disposición por parte de los profesores como de la organización para ofrecer apoyo, aclarar dudas y atender cualquier necesidad de sus alumnos.

Valor añadido aportaron mis compañeros de promoción… “Bellacos altruistas” si vale la expresión. Desde el primer día compartiendo materiales, apoyando, facilitando… Hicieron que lo bueno se multiplique empujando más allá los límites del aprendizaje. ¡Aprender en comunidad es mucho más fácil y divertido!

Durante casi todo el máster también sufrí de una “furious-tools” compulsiva, delicada y extenuante. Todo me era tan novedoso, que resbalé en el foco y de allí al pánico un paso. Imagino que la inexperiencia, el desconocimiento y la impaciencia por tenerlo todo claro YA!, cobra un peaje inevitable.

Por fin el umbral

Trabajar en mi proyecto fue el proceso que mejor resume lo que me llevo del máster. Luego de extraer torrentes de datos, e iniciar infinitos intentos de abordarlos, la sorpresa fue que mi momento “AJÁ!”, recién e inesperadamente, se produjo cuando levanté la vista de la web y me enfoqué en contextualizar la estrategia del negocio comenzando por estudiar al usuario del sector del que conocía muy poco e investigar un mercado del que no sabía nada. Recién allí (¡al fin!) sucedió la fotosíntesis 🙂 y fui por la competencia para finalmente acometer otra vez con la web objetivo.

 

Cambiar el nivel de enfoque me proporcionó la perspectiva que necesitaba para acomodar las piezas y plantear acciones con sentido de negocio basado en métricas… ¡Conseguirlo sienta fantástico!

Las piezas que había recogido en clases cobraban más valor, y luego del parto que significó presentar el proyecto, contrastarlo con las devoluciones, continuar formándome y aplicarlas a nuevos proyectos, las valoro aún mucho más.

“No te quiero alarmar (…), pero un noventa y cinco por ciento de la realidad es invisible”

Esta disciplina exige de una formación constante, curiosidad y mucha dosis de riesgo donde la creatividad y la emoción tienen un espacio vital.
Aprendes a interrelacionar datos y procesos aparentemente invisibles. Desde el comienzo asimilas que tus hábitos e intuiciones no son datos estadísticos, y empiezas a empuñar una herramienta de negocio de la que ya no puedes prescindir.
Los datos son un intangible que podría ser el mayor activo de una empresa con presencia online y la Analítica Web te proporciona herramientas para visualizarlos y analizarlos desde enfoques, ángulos y niveles diferentes y aprovechar su inmenso potencial.

¿Es normal, doctor?

Ahora lo veo todo tipo Matrix… Huelo las cookies, busco “recetas”, las modifico… Ahora mi ojo izquierdo ve la web y el derecho hurga información extra…. ¿tiene códigos de seguimiento? … Me castañean los dientes por saber sus fuentes de visitas, conversiones, rentabilidad, keywords… Definir objetivos, ajustar objetivos, sembrar objetivos… ¡madre mía! Vengo del mundo editorial, y los metadatos que antes no veía, ahora me bailan en la cara.

En fin. Que este mundillo es apasionante, y si pones el pie, te advierto que también te tomas la pastilla roja. Luego de acabar el máster tengo muchas expectativas. Esto recién empieza para mí, y aquí afuera hay mucho dato esperando un analista. 😉 Gracias, KSchool!

No Comments

Post a Reply