¿Por qué formarte en Arquitectura de Microservicios?

Las aplicaciones son el presente y las empresas apuestan por ellas de una manera clara. Por lo general a la hora de diseñarlas, estas solían hacerse sobre una arquitectura monolítica. ¿Qué es esto? pues que las aplicaciones cuentan con distintos elementos, pero estos están contenidos en una estructura estanca. Esto presenta una serie de desventajas, sobre todo cuando surgen problemas y es complicado añadir nuevas funcionalidades a las mismas. El panorama cambia cuando acudimos a la arquitectura de microservicios. 

 

¿Qué es la arquitectura de microservicios?

 

A diferencia de la arquitectura tradicional monolítica que conocemos en la que es complicado introducir nuevas funcionalidades y resolver problemas. Esta opción basada en microservicios es mucho más versátil ya que permite mejorar la capacidad de respuesta de la misma y su desarrollo.  

Por tanto, podemos decir, que los microservicios son a la vez un modo de programar software y un estilo de arquitectura. Pero ¿cómo funciona? Su procedimiento se basa en la división de la aplicación en elementos más pequeños. Estos a su vez son independientes entre sí, lo que provoca que pueda actuarse en uno de ellos sin necesidad de intervenir en el resto, como sí ocurre en la arquitectura monolítica. Es un gran trabajo en equipo, ya que la suma de los distintos microservicios consigue llevar a cabo una misma tarea. Este además, es esencial para conseguir un modelo de aplicaciones destinadas a la nube.  

 

Ventajas y desventajas de la arquitectura de microservicios

 

Ya sabemos qué es la arquitectura de microservicios, por lo que no está de más conocer cuáles son sus ventajas y desventajas. 

Ventajas 

Entre ellas destacan las siguientes:  

– Son modulares: se pueden desarrollar de manera independiente.

– Son escalables: los módulos, a su vez pueden escalarse sin que afecten al resto.  

– Permiten una respuesta rápida: el despliegue de la aplicación se hace en poco tiempo.  

– Son versátiles: admiten distintos lenguajes de programación y tecnologías.  

– Son ágiles: pueden usarse funcionalidades desarrolladas por terceros. 

– Poco mantenimiento: las mejoras pueden aplicarse por módulo, por lo tanto el mantenimiento es más barato y sencillo.  

Desventajas 

Por su parte, la arquitectura de microservicios también tiene una serie de desventajas que debemos enumerar: 

– Dificultad para realizar pruebas 

– Gestión compleja: es necesario contar con herramientas avanzadas para procesar toda la información.  

– Gran consumo de memoria: cada módulo cuenta con sus propios recursos y bases de datos lo que hace que el uso de la memoria sea mayor.  

– Tardan más en crearse: es necesario fragmentar e implementar la comunicación entre los distintos microservicios.  

 

¿Por qué formarte en arquitectura de microservicios?

 

Para poder llevar a cabo esta nueva forma de entender la arquitectura de aplicaciones es necesario contar con un perfil muy especializado. Los microservicios requieren que los desarrolladores cuente con amplia experiencia en el tema y puedan mantener un control muy exhaustivo de las versiones que se van creando de la plataforma. Por otro lado, deben estar preparados para solventar los problemas que puedan ir surgiendo con la aplicación como pueden ser aquellos que tienen que ver con el balance de cargas o la latencia.  En KSchool contamos con un Máster de Arquitectura de Microservicios perfecto para formar a estos profesionales, cada vez más requeridos por las grandes empresas. 

 

No Comments

Comments are closed.